Sobre la Anábasis de Jenofonte

La Anábasis de Jenofonte es la principal influencia reconocible en El hambre exegética.

En la obra del historiador griego se narra la expedición de los llamados «Diez mil», el número de mercenarios que se unió a la campaña militar de Ciro el Joven contra su hermano, el rey persa Artajerjes II.

Adrien Guignet – La retirada de los Diez Mil

La Anábasis me interesó por dos motivos. El primero, la evolución del protagonista, donde Jenofonte, de «acoplado» en la expedición, acaba por tomar las riendas de esta cuando la cadena de mano sucumbe a las conspiraciones del enemigo. La vuelta a casa resulta penosa, pero también un ejercicio de superación que en El hambre exegética tendrá su reflejo en Claudia, la protagonista, que decidirá entre ser testigo o formar parte de la acción. En la Anábasis, Jenofonte es narrador y personaje presente en la historia, un recurso narrativo que, sin pretenderlo, apunta a ejercicios metaliterarios más recientes.

El segundo motivo que me llama especialmente la atención es la autosuficiencia de los «buenos», desde un primer momento superiores al enemigo. En su contra tienen el número y, a su favor, la habilidad; hecho veraz, pues los hoplitas griegos fueron una de las milicias más efectivas del mundo antiguo.

The Warriors, de Walter Hill

No es la primera vez que el tema de la Anábasis aparece en la literatura, aunque casi siempre en publicaciones de corte histórico. El caso más radical es la novela de Sol Yurick The Warriors, adaptada al cine por Walter Hill. En ella, encontramos la misma premisa: banda callejera que se queda vendida en territorio enemigo. Aademás de defender su honor, tendrán que salvar el pellejo ante otras bandas rivales. Aunque en El hambre exegética hay algo de callejeo, el escenario principal es el mundo editor de Barcelona, o más bien su romantización.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.