Con algo que decir sobre Hijos de la siega

Hijos de la siega, por Bill Jiménez (Ediciones Astrágalo)Ahora que la edición de Hijos de la siega a través de Ediciones Astrágalo, mi proyecto experimental de edición, es una realidad, estaría bien escribir unas palabras al respecto de la novela para ubicarla espacialmente dentro de mi trayectoria como escritor y editor independiente1.

Hijos de la siega fue, técnicamente, la primera novela que escribí, una ficción pulp surgida de un verano de inactividad y muchas ganas de explorar un formato, el de la novela, por el cual sentía interés pese a que sus formas me desbordaran. El resultado fue un borrador mejorable en multitud de aspectos que, con el paso del tiempo y varias reescrituras se ha convertido en una novela consistente y de lectura ágil.

Hijos de la siega es una ficción detectivesca de influencia hard-boiled, un género donde la psicología de los personajes interactúa con la violencia del submundo que los acoge. Realidades donde la muerte es la mejor salida para la delincuencia y en las que el delito, heredero de la novela de misterio decimonónica, recorre derroteros impensables pero verosímiles.

Hijos de la siega también rinde homenaje a revistas pulp como Strange Detective Mysteries, ficciones donde la intriga desemboca en un fenómeno de carácter paranormal o místico. En este caso, la rudeza de los personajes choca con la desarticulación de su realidad.

En resumen, la novela es un espectáculo de refresco y palomitas que espero os guste.


Tanto la portada como las imágenes promocionales de Hijos de la siega son obra de Daniel Bartolomé Bermúdez.


  1. Hijos de la siega dista en género y estilo de Varón de multiforme ingenio, aunque poseen deliberadas conexiones en sus personajes, como Calíope, fenotipo en el que se basa la cantante de los Pecadores Albinos.