El caminante sobre el mar de nubes filtradas

Si bien nuestro paradigma paisajístico continúa enraizado en el modelo romántico, el sistema económico actual ha delegado el trabajo de mediación en la marca, en la publicidad que recoge la herencia del primer ascenso al Mont Blanc, la estética kantiana y las tesis de seguidores y detractores de este último. Alain Roger, como intérprete contemporáneo de esta tradición, escribió en el año 1997 este Breve tratado del paisaje, el más inspirado y de largo alcance entre sus ensayos sobre el paisaje. En él, el filósofo y escritor francés recurre a la metafórica muerte del tema desarrollado tras un acercamiento de base hegeliana en el que, en primera instancia, desgrana históricamente las distintas percepciones que hemos desarrollado acerca del paisaje, el marco teórico en el que estas se construyeron y la relación del arte en su mutación constante.

A través de un estilo ágil y amenizado por las referencias a una larga serie de artistas y de filósofos, Alain Roger explora manifestaciones del paisaje en diferentes épocas y diferentes formas, sin descuidar el tratamiento regional e ideológico. De ahí las referencias al jardín, el paisaje dominado por la administración humana, o las ya referenciadas características del paisaje romántico, siempre en manos de la publicidad y sus vástagos, como el marketing online. Por fechas, Roger no llega a la actualidad en su ensayo, pero habría disfrutado especialmente con la evolución que el paisaje ha dado en la fotografía comercial moderna. Resulta especialmente llamativa la adulteración de los mediadores a través de filtros que amplían la distancia que el sublime kantiano requiere para actuar, y que incluso la distorsionan en beneficio, más que de la experiencia final, del inicio del viaje. El consumidor de paisajes contemporáneo parte con la nostalgia en la maleta y corre el riesgo de enfrentarse a una naturaleza decepcionante de las sombras intensificadas y los colores brillantes del filtro Clarendon. Un estudio dirigido por Yahoo! Labs and Georgia Tech ubicó a este filtro de Instagram entre los más utilizados en Estados Unidos; también resaltó la popularidad de otros dos: Juno y Valencia, igualmente pensados para explotar tonos retro. Eso, sumado a la tendencia entre las webs de fotografía de stock a combinar paisaje con individuos dispuestos de espaldas al espectador, mímesis compositiva de las famosas obras de Caspar David Friedrich, evidencia un interés por devolver el paisaje al yo o, en un movimiento inverso, devolver el yo al paisaje. Quedaría por identificar las manos por las que éste ha pasado en las últimas décadas; formas de interpretación que también hemos rentabilizado y, sobre todo, condicionado, a través del concepto vintage y sus pseudovariantes.

En cualquier caso, Breve tratado del paisaje es una herramienta práctica para descodificar el paisaje actual e identificar los cambios ideológicos de nuestra época. Ni los veinte años que separan su primera edición le restan frescura ni esconden el sobrecogimiento que la sociedad occidental vive ante la naturaleza posbíblica.